¿Quiénes somos?

Art Record es un punto de encuentro para profesionales y amateurs de la decoración, el interiorismo y las artes visuales. Nos gusta partir de una concepción teórica del diseño de interiores y el arte como base para un posterior desarrollo práctico. Todos nuestros artículos están enfocados para decorar "casas reales" y alimentar mentes inquietas (no necesariamente por este orden). Nuestro objetivo es proporcionar contenidos variados y cuidadosamente escogidos con el fin de generar inspiración. Por otra parte nuestra labor de permanente búsqueda e investigación nos permite adelantaros "lo que está por venir". Avances, tendencias y sobre todo, pasión por el arte y el diseño. Todo ello nos guía e inspira en esta aventura. ¿Nos acompañas?


Páginas vistas en total

sábado, 26 de mayo de 2012

Púrpura y lima, opuestos complementarios

El frescor de la lima asentado sobre la elegancia del púrpura vuelve con fuerza esta primavera. Este clásico formado por dos de los colores de esta temporada -el lima y el púrpura- inundan los espacios del hogar de iluminación cítrica y de serenidad. Veamos las claves que fundamentan esta acertada combinación.




















Lima, frescor cítrico

La gama de los cítricos que va desde el pantone amarillo hasta las tonalidades verde-limón pasando por los cremas y naranjas aporta frescura y luminosidad al tándem: púrpura-lima. El amarillo genera en los espacios alegría y desenfreno a la par que un toque chic siempre y cuando sea utilizado con mesura.



Asociado con la luminosidad, posee su misma capacidad para deslumbrar que la luz del sol, pues es el color que antes percibe el ojo humano. Durante algún tiempo ha caído en desuso en el mundo de la decoración pero esta primavera recobra su protagonismo de antaño a través de su singular combinación con el violeta.



Su acertada combinación con el púrpura puede realizar de varias maneras. Por una parte, como base de la combinación. En este caso, se aconseja utilizar los colores cítricos más rebajados, con tendencia al crema. Si decidimos utilizar el amarillo como base decorativa, por ejemplo en paredes o grandes superficies, la tonalidad lima deberá suavizarse para que el contraste con el púrpura sea más evidente y ninguno de los tonos haga perder la fuerza en el tándem al otro.



La otra opción es utilizar toques de amarillo de forma diseminada, por ejemplo a través de elementos claves en la decoración, como es el caso de cojines, lámparas o topitos en la tapicería del sofá. En este caso, la tonalidad lima salpicará de forma más o menos estudiada las diferentes superficies dotando al conjunto de una extraordinaria frescura.




En definitiva, las tonalidades cítricas son perfectas para cualquier estilo decorativo y son una gran elección como tono base.


Púrpura, la elegancia estudiada

El otro elemento del binomio está formado por la tonalidad púrpura y toda su amplia gama de variantes. Desde el lima, malva y lavanda, pasando por el brenjena hasta llegar al morado. En combinación con el lima, el púrpura aporta al tándem un punto de elegancia "fría y cálida" al mismo tiempo. Esto es debido a que el púrpura bebe de dos fuentes opuestas y a la vez complementarias; el azul con su frialdad característica y el magenta, ligado a la gama cálida.  Esto da como resultado unas posibilidades increíbles en el ámbito del diseño ya que aporta elegancia y serenidad a los ambientes dominados por las tonalidades cítricas. En otras palabras, el púrpura cambia el rol del amarillo convirtiendo este pantone en un tono "psicológicamente" diferente en el hogar.














1 comentario: